Siete pasos de una start-up para llegar a su primer cliente

Los siete pasos de una start-up para llegar a su primer cliente pretende ser una pequeña guía para ofrecer una pequeña orientación en el lanzamiento y la captación de negocio de una start-up.

De la idea inicial hasta la realización de un negocio 2.0 viable existen un largo y duro camino. Saber calcular la capacidad del mercado y compensar los gastos de desarrollo y gestión es una de las claves principales para evitar el fracaso de una start-up.

start-up pasos lanzamiento

La idea y su éxito

Una de las primeras lecciones que puedes aprender si has realizado o tienes en mente lanzar un proyecto empresarial en Internet es la siguiente: Una gran idea no garantiza el éxito de una start-up.

La historia de Internet esta llena de maravillosas ideas junto a estrepitosos fracasos, darse cuenta demasiado tarde suele traer consecuencias desastrosas.

No quiero realizar comparaciones sobre los éxitos y fracasos de los negocios on-line, pero ha habido emprendedores que han triunfado con uno de sus cinco proyectos y otros sin embargo solo han necesitado un blog o un sencillo proyecto para dar el salto.

Grandes ideas no son directamente proporcionales a grandes éxitos, la realización y el equipo que efectúa esas ideas si te pueden garantizar el éxito.

1. Destina la mitad de presupuesto del primer año a su salida al mercado

Para un proyecto start-up seguramente será muy difícil establecer el presupuesto necesario para su primer año, seguramente el emprendedor estará más centrado en el desarrollo del producto que en su lanzamiento.

Este dato, el coste del desarrollo del producto, normalmente se traduce en la cantidad de dinero inicial de la que el emprendedor dispone, dejando en un segundo plano para cuando el producto-idea esté casi al 90% la salida comercial al mercado.

Hay que tener en cuenta que un una idea “no vende” cuando se está desarrollando, sin embargo una expectación relacionada con su lanzamiento si puede generar los primeros ingresos para su inicio.

Si puedes crear expectación sobre tu start-up no lo dudes ni un momento.

2. Dedica 60 días a planificar el lanzamiento

En 80 días Willy Fod  dió la vuelta al mundo, así que en 60 tu puedes planificar el lanzamiento de tu start-up. Personalmente creo que no necesitas una cantidad semejante para planificar el lanzamiento, pero si es bueno que dediques un tiempo exclusivo a planificar, recuerda que cuando hayas empezado ya no dispondrás de ese tiempo tan valioso.

3. Segmenta tu público objetivo

El arma más poderosa de un lanzamiento de marketing es la segmentación. No intentes abarcar todo el mercado, es más preferible identificar un nicho concreto (geográfico, operativos,otros) y después ampliar el dominio.

Finalmente una expansión internacional es el colofón para cualquier start-up.

4. Selecciona un mercado grande y en crecimiento

Segmentar tu público objetivo no tiene que significar que tu mercado deba de ser pequeño. El mejor entorno para emprender el camino con tu start-up debería ser un sector grande.

Esto a priori puede tener más costes en arrancar, pero a la larga garantiza más posibilidades de beneficio.

5. Nunca camines solo

Aunque la idea de una start-up sea de un único socio fundador este deberá tener en cuenta rodearse de un equipo adecuado, uno de los principales errores de los emprendedores es la elección de socios.

Un equipo capaz de llevar una idea a buen puerto es fundamental a la hora de empezar con una start-up, sobre todo si está basa su entorno de negocio on-line.. Conceptos como Marketing Digital, SEO, SEM, Analitica Web, bloging, redes sociales, favorecen y son muy necesarios para el crecimiento de una start-up.

El conocimiento por parte del emprendedor de estos conceptos, su  funcionamiento y los costes que suponen el uso de estas técnicas, le obligan a tener una red de contactos que permitan su uso.

Hay que tener en cuenta que un emprendedor por muy elevado que sea su capacidad y conocimiento tiene que saber delegar ciertas tareas y conocer el coste que puede derivar de la subcontratación.

6. Valora adecuadamente tu producto

Tu producto no deberá tener un precio superior a.los costes de producción ni superior al valor que percibe tu cliente. Existen excepciones con por ejemplo en el mundo digital donde es habitual salir al mercado con un precio menor a su coste de producción.

Es muy importante conocer a tu competencia, sus precios de mercado, sus servicios, para poder estimar tu precio de salida.

7. Prueba y Error

Si no tenemos una base de datos histórica con conocimiento de nuestra idea o producto, el sistema tradicional prueba más error siempre estará presente en nuestro proyecto..

Existen técnicas como los proyectos piloto o los productos mínimos viables que ayudan a escanear el mercado antes de lanzarse al vacío con tu empresa.

Un ejemplo es el de la empresa Dropbox, que para comprobar si su idea tendría interés entre los usuarios, crearon antes un vídeo tutorial que mostraba las funcionalidades de la plataforma.

Este feedback te llevará hasta un punto en el que sabrás si tu idea o producto puede tener la aceptación que tú deseas.

Que la industria sea grande y que tu idea sea muy buena no significa que se vaya a convertir en el negocio del siglo.

Fuente:Diario Expasión Emprendedores & Empleo