Qué son los préstamos entre particulares

Qué significa P2P

En primer lugar, vamos a explicar brevemente lo qué es P2P. El concepto P2P viene del inglés peer to peer, traducido al castellano punto a punto. Este concepto deriva de las redes para intercambio de ficheros P2P.  Existen diferentes aplicaciones y protocolos para usar este tipo de redes cuyo principio fundamental es la de compartir archivos o información.

Préstamos entre Particulares – P2P

En un momento en que el crédito esta altamente restringido y las tasas de morosidad se han disparado hasta los máximos de 1996 las empresas y particulares buscan métodos de financiación al margen tradicional.

En este caso no se trata de los dudosos créditos rápidos, la unificación de deuda o de ampliar la hipoteca, sino de una tendencia que ya se ha extendido por Europa y Estados Unidos pero que todavía apenas ha puesto los pies en España: los préstamos personales entre particulares o personas físicas, desde un punto de vista estrictamente legal.

Esto se resume en que un particular puede actuar directamente como un banco, prestando su dinero a un tercero y obteniendo más beneficio del que actualmente obtiene por sus depósitos. Para poder obtener esto se beneficia de plataformas que ofrecen la comunicación y la gestión necesaria para poder realizar los préstamos.

Funcionamiento de los Préstamos P2P

El funcionamiento de estos préstamos P2P es sencillo. Sólo hay que introducirse como usuario en una web que realice préstamos entre particulares en España, como es el caso de Receptum. Se concreta la cantidad, el plazo en que se desea devolver y el interés que se está dispuesto a pagar. A partir de ese momento el usuario irá recibiendo diferentes propuestas de los usuarios prestamistas.

En el caso del prestamista/ inversor, obtiene un rendimiento por su dinero superior a los que le daría cualquier banco por un depósito. Por su parte el prestatario, consigue un préstamo a un interés mucho más bajo que el que le ofrecería una entidad financiera convencional y encima no tiene que hacer frente a ningún tipo de comisión. Por último, el intermediario, es decir, la página web que sirve para poner en contacto y de llevar a cabo un control del prestatario y de verificar la información que éste entrega, por lo que cobra una comisión.

Al final, estos sistemas tratan de aprovechar las posibilidades de interacción que ofrece la Red para saltarse a los intermediarios tradiciones que hasta ahora han dominado el negocio. Su funcionamiento tiene mucho que ver con el auge de las redes sociales en Internet, ya que en el fondo crean una comunidad de prestamistas alternativa.

Desde un punto de vista legal, en España todavía no existe ninguna normativa concreta para regular este tipo de préstamos. Generalmente suelen llevarse a cabo mediante un contrato privado en el que se plasman condiciones y que también sirve para acreditar la existencia del préstamo, que por otra parte tiene una serie de implicaciones fiscales.

En el mercado internacional Zopa.com, pionero en este campo, y Prosper.com son los dos principales actores en este recién creado mercado de los préstamos personales. El primero opera en cinco países y cuenta con una base de datos de más de 200.000 usuarios, lo que da una muestra del auge que está adquiriendo este negocio.