#Decretazo – Se acabó: el que tenga acciones preferentes lo ha perdido todo

Nuestro gobierno se viste de Super Ratón, y blindan a la banca y el FROB para hacer lo que les de en gana.

La puntilla a 150.000 clientes atrapados y engañados en la contratación de participaciones preferentes de las entidades nacionalizadas se han quedado sin su dinero. Sí, han leído bien: ¡todo su dinero!.

El próximo viernes el gobierno sacara un nuevo Real Decreto de reforma financiera que, según su borrador, el FROB podrá obligar a vender o canjear estos títulos con fuertes pérdidas y, además, no podrán reclamar más dinero al fondo, ni siquiera obtener la devolución de su inversión inicial si denuncian este canje ante los tribunales.

Este Real Decreto no se aplicará a las entidades que no han sido nacionalizadas o intervenidas, donde los canjes seguirán siendo voluntarios. Clientes de Novagalicia Banco, CatalunyaCaixa, Bankia y Banco de Valencia, junto a las entidades nacionalizadas con anterioridad Caja Castilla La Mancha marzo 2009, Cajasur mayo 2010, CAM junio 2011, CatalunyaCaixa 30 de septiembre de 2011, Banco de Valencia abril de 2012 se les han adelantado los Reyes en regalo de carbón.

Sin derecho a reclamar

Pero todavía más grave es la imposibilidad de protestar ante el FROB o de recuperar la totalidad de la inversión si le denuncian ante los tribunales. Según este borrador del futuro Real Decreto -que todavía puede ser modificado antes de su aprobación- (dependiendo de los movimientos del mercado y la exaltación popular), los titulares de preferentes y subordinada no podrán reclamar de la entidad ni del FROB ningún tipo de compensación económica por los perjuicios que les hubiera podido causar la ejecución de una acción de gestión de instrumentos híbridos de capital y de deuda subordinada”.

Por si acaso todavía no se han dado cuenta: “No podrán iniciar ningún otro procedimiento de reclamación de cantidad, ni solicitar la declaración de concurso de la entidad, con base en un incumplimiento de los términos y condiciones de la emisión”.

Para finalizar, el Decreto limita la cantidad que los afectados pueden obtener en los tribunales en el caso de que acudan a ellos para impugnar el canje impuesto por el FROB. Así, establece que “el importe de la citada indemnización alcanzará, como máximo, la diferencia entre el daño efectivamente sufrido y la pérdida que hubieran soportado en caso de que, en el momento que se adoptó la correspondiente decisión o acuerdo, se hubiera producido la liquidación de la entidad en el marco de un procedimiento concursal”.

Si creíamos haberlo visto todo…

no se vayan todavía amigos, aún hay más.