La tarifa plana autónomos por 50€ es una de las ventajas que ofrece el gobierno para los trabajadores por cuenta propia que deseen darse de alta en la Seguridad Social.

En España un autónomo es un trabajador que vende productos y servicios, sin estar vinculado a ningún contrato con ninguna empresa ya que él es dueño de su propia figura jurídica unipersonal a través de la cual emite sus facturas. Si este es tu caso, puedes acceder a la tarifa plana que ha establecido el Gobierno para esta modalidad a fin de que puedas disfrutar de los beneficios de la Seguridad Social.

¿Qué es tarifa plana autónomos?

La tarifa plana es una medida social y gubernamental por la cual como autónomo paga una cuota mensual menor con respecto a la tarifa base a la Seguridad Social por un tiempo definido. Fue implementada en 2013 para incentivar el autoempleo. Actualmente, esta tarifa es de 50 euros en vez de los 278,78 euros, que es lo mínimo que invierten los demás trabajadores.

Más de 80? los autónomos deciden cotizar por la base mínima de  919,80 €. Esto implica una protección menor por bajas por accidentes, desempleo, enfermedad y al momento de hacer la solicitud de la pensión.

Hay que destacar que la primera medida benefició solamente a los menores de 30 años. Sin embargo, el colectivo de autónomos en España presionó para que la acción ampararse a todos, independientemente de la edad. Por esta razón, desde la entrada en vigencia de la Ley 14/2013, puedes disfrutar sin importar tu edad de la protección de tus condiciones laborales si eres trabajador por cuenta propia.

Bien sea si es un joven que ha decidido ser su propio jefe y ha hecho una inversión para trabajar como freelance, o si es un jubilado que se ha retirado y desea tener su propio negocio con sus ahorros, esta medida apuesta por el emprendimiento y el autoempleo ya que según datos del Ministerio de Empleo, la tarifa plana autónomos ha beneficiado a 1.200.000 trabajadores.

¿Cómo funciona tarifa plana autónomos?

Según la Ley de Autónomos ratificada en 2017 por el Senado, el pago fijo inicial es de 50 euros durante un año. Lo que le representa una reducción importante y un ahorro de 2.700 euros al año. En caso de que ingreses a este sistema, debes abonar 600 euros durante el primer año en comparación a los 3.300 euros que pagan los empleados del sistema tradicional.

Durante tu segundo año, la bonificación de la cuota disminuye en 50 % en el primer trimestre, por lo que el pago queda en € 137.92 al mes. Hacia el tercer trimestre hay otra reducción de 30 %, por lo que ahora debes abonar € 192.79 cada mes. Es decir, el segundo año representará un importe total de 2.148,87 euros al año.

Por otro lado, si deseas optar por una cotización mayor, la tarifa de 50 euros no aplica. Se te reducirá en 80 % la base mínima en el primer año. Si cotizas € 2.000, vas a abonar un importe de 378 euros mensuales que suponen unos 5.536 euros anuales.

¿Cómo tramitar una tarifa plana autónomos?

El Real Decreto Ley 4/2013 con sus respectivas modificaciones ha establecido los siguientes requisitos para que solicites la tarifa plana:

  • No haber estado registrado como autónomo en los últimos dos años.
  • No ser administrador de una sociedad mercantil.
  • No ser miembro religioso de la Iglesia Católica.
  • No ser autónomo colaborador en caso de ser parte del régimen que protege a los familiares de los autónomos.

Los tres últimos requisitos quedan a criterio de la libre interpretación de la Tesorería General de la Seguridad Social. Por lo que si no cumples con uno de ellos, consulta directamente en esa oficina o vía telefónica.

Por otro lado, también pueden solicitar este beneficio los autónomos de las cooperativas. Si cumples con la modalidad de pluriactividad entre tu trabajo independiente y otro empleo, la Ley de Emprendedores introdujo nuevas bonificaciones de 50? la cuota de autónomos para estas modalidades. Queda a tu libre elección que escojas entre las bonificaciones por pluriactividad o la tarifa plana, ya que no puedes disfrutar de ambas.

Valor de la tarifa plana para trabajadores independientes

Tu cuota de autónomo la calculas en función de la base de cotización que hayas seleccionado libremente. Las distintas bases de cotización son publicadas anualmente por la Seguridad Social que fija los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Este año, antes de publicarse los PGE, la base mínima de cotización era de 919,80 euros, la cual representa una cuota cada mes de 275 euros. Mientras que la base máxima era de 3.751,20 € anual.

Como se explicó anteriormente, la cuantía de la tarifa plana varía en tres tramos de reducción sobre la base mínima de lo que cotices y la capacidad temporal, de la siguiente manera:

  • En los primeros 12 meses desde 2018: Deberás pagar 50 € de la cuota mínima por contingencias u 80% la bonificación si cotiza más de 932 €.
  • Desde 12 a 18 meses: Se te reduce en 50 % la bonificación, lo que queda en 59.4 euros mensuales.
  • 18 meses a 24 meses: Se disminuye en 30 %, quedando la base en 195,24 euros que debe cancelar cada mes.
  • De 24 a 36 meses: Los nuevos trabajadores por cuenta propia menores de 30 años y autónomas con una edad menor de 35, reciben un 30? la bonificación.

En el caso de que seas una mujer menor de 35 años o un hombre menor de 30 tienes derecho a una reducción durante los 12 meses siguientes a la finalización de la tarifa plana, fecha de efecto de tu dada de alta equivalente a 30 % resultante de aplicar el mínimo vigente (29,80 %) a la base de cotización. Disfrutarás de esta tarifa durante 30 meses en total, de forma ininterrumpida.

Si resides en la Comunidad de Madrid, la tarifa plana de 50 € se ha ampliado a 18 meses. En el momento de cumplir 48 años se limitan tus cotizaciones como autónomo: deberás cotizar el mínimo 992,10 euros o el máximo de € 2.023,50.

Novedades de las Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo del 2018

Como autónomo puedes cambiar la base de cotización hasta 4 veces al año y al darte de alta solo abonarás los días que cotices en el primer mes. Y al darte de baja solo pagarás la cuota proporcional de lo cotizado durante ese mes. El 11 de octubre del pasado año se aprobó por unanimidad en el Senado las nuevas reformas de la Ley del Trabajo Autónomo y Presupuestos Generales. Consulta estas medidas para verificar si cumples con los requerimientos para cotizar la tarifa plana.

Las medidas que entraron en vigencia a partir de enero de 2018 son las siguientes:

  • Se flexibilizaron las condiciones para acceder a la tarifa plana. Ahora ya no tienes que esperar 5 años sino 2 para volver a cotizar nuevamente.
  • Se amplió a 24 meses la tarifa plana para los nuevos autónomos.
  • Los autónomos que emprendieron por segunda vez ahora tienen la posibilidad de disfrutar de la tarifa plana siempre y cuando hayan transcurrido 3 años de baja en el Régimen Especial de Autónomos.
  • Las madres autónomas tienen la opción de acceder a la tarifa plana al emprender nuevamente su negocio antes de cumplirse los 2 años después del cese.

Las Cuentas Públicas 2018 esperan extender un año más la tarifa plana para los autónomos de municipios pequeños del entorno rural. De esta manera se incentiva el autoempleo en centros urbanos de menos de 5.000 habitantes.

Otras modificaciones a la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo quedaron establecidas así:

  1. Los autónomos que trabajan en una empresa no podrán recibir la bonificación si contratan personal.
  2. La cuota por contingencias comunes de la tarifa plana se fija en 50 € en los primeros 6 meses.
  3. Las personas que sean víctimas del terrorismo, de violencia de género o que posean una discapacidad comprobada podrán beneficiarse de la tarifa plana durante 12 meses.

La cuota para autónomos societarios

En caso de ser autónomo societario debes pagar una cuota superior a la de los regulares, siendo la base mínima de cotización de 1.199,08 € y la cuota de 357 € al mes. Este tipo de cuota también afecta a los autónomos que tengan 10 o más trabajadores a su cargo.

La cuota del autónomo al no estar anclada al IVA no puede deducirse como un gasto del presupuesto del negocio, aunque sí puede hacerse a través del IRPF con la declaración anual de renta sin necesidad de mostrar ninguna factura.

Los trabajadores autónomos que no estén inscritos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social o que sí lo estén pero que incumplan con las cuotas de pago desde el inicio de su actividad económica, pueden incurrir en sanciones graves contra el Fisco.

Pasos para registrarte como autónomo

Si estás en el proceso de convertirte en autónomo es necesario que cumplas con ciertos procedimientos administrativos para comenzar tu propio negocio de forma legal. A continuación los requisitos más importantes:

  1. Registrarte como autónomo en Hacienda. En esta institución presentas el modelo 036 o el modelo 037 para aplicar al Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. En esos documentos detallas tus datos personales con tu dirección fiscal y los impuestos que debes pagar. El modelo 036 solamente es para los profesionales en regímenes de IVA especiales, mientras que los del modelo 037 son para los autónomos. Al darte de alta en la delegación de Hacienda de tu municipio, también lo haces por omisión en el registro del Impuesto de Actividades Económicas. Sin embargo, deberás facturar más de 1.000.000 € para pagar este impuesto.
  2. Inscribirse como autónomo en el Seguro Social. Después del registro en Hacienda tienes 30 días para ingresar el modelo TA0521 en una de las oficinas del organismo público. La solicitud debe ir acompañada de tu DNI o pasaporte, Tarjeta de la Seguridad Social, permiso de trabajadores para extranjeros, copia u original de la inscripción en Hacienda. En este trámite debes establecer cuál es tu base de cotización y las coberturas.
  3. Registrarte en el Ayuntamiento para la licencia de apertura. En caso de que vayas a abrir un local para comenzar tu actividad económica, tienes que solicitar la licencia de obras en el Ayuntamiento. El coste va a depender del tamaño del local, la relevancia comercial de la ubicación y el tipo de actividad.
  4. Solicitar la inscripción en organismos de trabajo. Al tener una plantilla de trabajadores a tu cargo, debes comunicar al organismo de tu Comunidad Autónoma que has abierto un centro de trabajo. A ellos también debes inscribirse en la Seguridad Social. Aunque no tengas trabajadores bajo tu responsabilidad, es obligación tener un Libro de Visitas que utilizan los inspectores de Trabajo y Seguridad Social en sus inspecciones. También puedes utilizar un libro de Visitas electrónico para un mayor control y comodidad.

Ventajas y desventajas de trabajar como autónomo

Gracias al desarrollo y al crecimiento sostenido del e-commerce, cada vez es más frecuente que personas de todas las edades decidan convertirse en autónomos para tener una mayor independencia económica, así como una mayor flexibilidad en sus horarios y en su estilo de vida.

Sin embargo, como todo, cada modalidad de trabajo tiene sus pros y sus contras dependiendo de tu personalidad y tu flujo de trabajo. Entre los beneficios de trabajar por cuenta propia, destacan:

  • Hay un mayor control e independencia en las decisiones para administrar tu empresa.
  • Evitas los procesos previos de Constitución.
  • Es la manera más económica y rápida de dar de alta un negocio.
  • Reducción considerable de los trámites legales, lo que abarata los costes.
  • Autonomía en la planificación y organización de los tiempos que deseas emplear para comenzar tu propio negocio.

Entre los inconvenientes de ser un empresario autónomo se encuentran.

  • En caso de obtener beneficios y ganancias altas, los impuestos son mayores que los que pagas en una sociedad.
  • No puedes contratar a familiares de hasta segundo grado de consanguinidad.
  • No existe diferencia entre el patrimonio personal y el empresarial. Lo que pone en riesgo tus bienes propios ante hipotecas o deudas. Esto significa también que si estás casado, en alguno momento tu cónyuge puede reclamar algún beneficio de tu negocio.
  • Frente a la opinión pública aún los autónomos no son reconocidos de igual manera que los profesionales que trabajan en una empresa.

Aspectos a considerar antes de decidir ser autónomo

Primero debes considerar cuáles son los costes iniciales para comenzar un negocio propio, ya que es parte del dinero que vas a invertir. Además de informarte sobre los trámites administrativos y fiscales, así como también cuáles son las exigencias legales que piden los bancos y los prestamistas.

También existe la posibilidad de conseguir subvenciones a través de planes de préstamos privados y a través de los nuevos sistemas de crowdfunding en Internet o préstamos entre particulares, aprovechando el potencial de las redes sociales.

Tipos de autónomos

A escala mundial crece cada día más la cantidad de personas que trabajan por cuenta propia. En España se han inscrito más de 3,2 millones de autónomos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, que es un grupo bastante heterogéneo y diferenciado en sus especializaciones económicas y profesionales. Si te encuentras en una de estas áreas, consulta si debes recibir los beneficios de la tarifa plana según tus condiciones de trabajo.

A continuación la tipología más usada en el mercado laboral actual:

  1. Profesionales autónomos y freelance: Incluyen aquellos profesionales que están colegiados que ejercen sus funciones con una figura jurídica unipersonal. En este grupo se encuentran abogados, economistas, arquitectos y psicólogos. Generalmente cotizan directamente en las mutualidades de sus colegios profesionales, y aquellos profesionales que no están colegiados y que suelen ser aquellos emprendedores en las nuevas áreas del marketing digital como diseñadores, programadores, redactores y traductores.
  2. Trabajadores autónomos: Administran un pequeño negocio propio que está a su nombre bajo la figura del autoempleo. En algunos casos tienen empleados bajo su responsabilidad. Estos autónomos cotizan por actividades empresariales en el impuesto de actividades económicas, a través de módulos por el IRPF. En este grupo se ubican los peluqueros, masajistas, constructores y taxistas. Así como también deportistas y artistas que se dedican a los trabajos con fines de entretenimiento, como el teatro, la música, la televisión y actividades taurinas o deportivas.
  3. Empresarios societarios: Son aquellos que tienen la mayoría en una sociedad y se encargan de la administración de ese negocio. Generalmente se ocupan de tareas exclusivas de la directiva. Se suele buscar esta figura para reducir los impuestos y limitar su responsabilidad en relación con el patrimonio de la sociedad.
  4. Autónomos agrarios: Se le considera a aquellos particulares que trabajan en actividades agrícolas. Desde 2008 cotizan bajo el régimen especial denominado Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios.
  5. Trabajadores autónomos económicamente dependientes: Son aquellos profesionales que facturan únicamente a un solo cliente, lo que corresponde a 75 % o más de sus ingresos. No pueden tener empleados bajo su cargo.
  6. Autónomos colaboradores: Son los familiares de los autónomos hasta el segundo grado de consanguinidad que ayudan en el negocio de forma constante.
  7. Socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado: Deben cotizar esta modalidad de régimen especial.
  8. Comuneros o socios de comunidades de bienes irregulares.

Si en tu caso deseas comenzar y levantar un negocio propio, es importante que te asesores oportunamente antes de invertir o arriesgar un capital importante.

Estar informado es una de las claves para tener negocios estables hoy en día. Considera que este proceso de independencia requiere de tiempo y esfuerzo sostenido.

Sé valiente con astucia para ser autónomo y no naufragar en el intento. Este paso que vas a dar es una oportunidad para ser tu propio jefe, pasar más tiempo con tu familia y tener una mayor satisfacción por dejar tu propio legado al mundo.

[REFERENCIAS]

  • Bonificaciones/Reducciones a la Seguridad SocialSEPE
Menú de cierre