Buscar prestamistas particulares es fácil, encontrarlos es mucho más complicado.

Cuando tenemos problemas económicos y nuestro banco de “confianza” por los motivos que sean nos rechaza, solemos buscar alternativas. Un prestamista particular puede ser una de ellas.

Los prestamistas particulares son el grupo que dentro de un entorno económico están destinados a resolver las necesidades de financiación personales o empresariales. Son los ángeles o demonios con los que uno se puede encontrar en algún momento de nuestra vida.

Dentro del tipo de lector que seas, puede que hayas llegado a este artículo en la situación de estar buscando prestamistas de dinero o simplemente estar interesado en el negocio de invertir como prestamista, para facilitarte la lectura te ofrezco un guión para que accedas al perfil que más te pueda interesar.

Prestamistas particulares de dinero

Los prestamistas de dinero rentabilizan su capital al margen de métodos más glamurosos como la bolsa, los fondos de inversión o la inmobiliaria.

Una persona particular que preste dinero pasa a tener otra imagen, cuando su único objetivo es rentabilizar su dinero.

Cualquiera tiene la posibilidad de actuar como prestamista de dinero particular negociar las condiciones que considere oportunas por su capital.

Esto significa que tu puedes prestar a tu vecino 500€ y pactar la devolución del dinero en el plazo de 30 días.

Te has pasado al lado oscuro de los prestamistas particulares de dinero.

Si tú realizas préstamos de dinero rápido en efectivo al cero por ciento de interés, te convertirás en el prestamista particular serio más guay de tu zona, la ong de los prestamistas. Si en un futuro alguien no te paga, perderás tu dinero, te meterás en reclamaciones judiciales, y finalmente te preguntarás: ¿por qué me metería yo en estos líos?

Ah, se me olvidaba: recuerda que a la hora de reclamar tu dinero corres el riesgo de recibir comentarios dañinos como especulador, usurero, aprovechado de los males ajenos, y demás razonamientos falaces más allá de la pura realidad.

Existen varias formas de prestar dinero: préstamos rápidos sin aval entre particulares, préstamos en efectivo, préstamos rápidos… la manera en la que se presta el dinero es de libre elección.

¿Todavia te interesa prestar tu dinero? Pues sigue leyendo.

Requisitos para prestar dinero particular

La mayoría de nosotros sin saberlo hemos actuado alguna vez de prestamistas de dinero.

¿Quién no ha dejado dinero alguna vez?

Prestar una cantidad de dinero pequeña es fácil. El problema surge cuando empiezas a prestar cantidades más importantes.

Hoy en día los prestamistas de dinero que se consideran profesionales suelen tener una sede comercial donde realizan sus gestiones y cierran sus tratos, o bien participan en plataformas web donde junto a otros usuarios financian proyectos (crowdlending o crowdfunding).

En la actualidad existe un Registro Estatal de consumo donde los prestamistas e intermediarios financieros se registran para poder realizar su actividad. Este Registro Estatal aporta una mayor transparencia a la actividad ejercida por los intermediarios financieros exigiendo unas obligaciones de responsabilidad civil por parte de estos.

Diferentes tipos de prestamistas particulares

Antes de aparecer la nueva Ley Hipotecaria A-2009-5391 que regulaba la actividad de la intermediación financieros, los prestamistas de dinero no tenían que rendir ninguna cuenta excepto la presentación de los beneficios de su actividad a Hacienda.

Esto ha cambiado con la reciente aparición de la nueva Ley para el Crowdfunding, que separa la actividad de los inversores (el identificativo glamuroso de los prestamistas de dinero privado), en profesional o no profesional.

La diferencia entre los inversores se determina en el IRPF anual que declara y su intención de inversión anual.

Se establece como condición previa la contratación de un seguro obligatorio de responsabilidad civil por importe de 300.000 euros para el primer año.

Este seguro persigue darle cobertura a las malas praxis y errores o negligencias que puedan cometer estas empresas en el desarrollo de sus actividades.

Asimismo es necesario presentar la inscripción en el Registro Estatal en el Ministerio de Consumo.

Prestamistas particulares de capital privado

Las personas que nunca han buscado dinero urgente por motivos de ASNEF o impagos en otros préstamos, desconocen que el Capital Privado Urgente es el mensaje que emiten los prestamistas para captar clientes. Dicho de otra manera: la gente que presta dinero urgente se anuncia de esta manera.

Este eslogan indica que un prestamista privado presta su dinero con la condición de que el solicitante presente un AVAL de una propiedad inmobiliaria como garantía.

Cuando veas un anuncio en el que se ofrecen préstamos de Capital Privado ya sabrás de son préstamos de dinero rápido en los que el banco no aparece por ningún sitio; estarás tú cara a cara con un prestamista o una empresa que se dedique a este modelo de negocio con un filtro más liviano gracias a los avales que puedas aportar.

Contratos que firman los Prestamistas

Contrato de prestamistas de dinero
Contrato de prestamistas de dinero

Los contratos básicos que se firman para realizar préstamos de dinero suelen tener la misma estructura.

  • En primer lugar se identifican los participantes del contrato, su estado civil, DNI y lugar de residencia.
  • En una segunda parte se indica la contratación y las condiciones generales que se pactan, cantidad prestada, interés, tiempo y forma de devolución.
  • Finalmente se acuerda mediante firma de las partes.

Siempre que se realice un préstamo entre particulares de dinero un contrato básico como el anteriormente comentado es suficiente para realizar la gestión con seguridad.

Se puede incorporar, para reforzar la operación, una letra de cambio. Dicha letra cambiaria facilita la reclamación de la deuda en caso de impago.

Si aún queremos llegar más lejos en garantía a la contratación del préstamo podemos acudir a un notario y elevar el acto a público, aportar una garantía inmobiliaria realizando un préstamo de capital privado o un simple reconocimiento de deuda. El contrato con garantía hipotecaria firmado ante notario es el que ofrece una mayor seguridad a la hora de reclamar nuestra deuda en caso de impago.

La ejecución y posterior venta de la propiedad presentada como aval nos permitirá recuperar nuestra inversión. Este caso sería el más extremo a la hora de reclamar nuestra deuda. Toda acción que evite estos males mayores nos garantiza evitar problemas y líos judiciales.

Las condiciones generales de un préstamo

Las condiciones generales de un préstamo vendrán reflejadas en varias partes del contrato, variando las mismas si son préstamos rápidos sin aval entre particulares o por el contrario se presenta algún aval o garantía a la operación.

En el caso de la presentación de un aval o garantía y que el tipo de contrato sea ante notario, o en su caso de una minuta, el interés máximo que se debería de exigir anualmente sería del 12%.

Este interés máximo puede ser variable respecto a las condiciones de contratación, es decir, puede ser superior, pero por regla general y en relación a la última reforma de la ley hipotecaria es una cifra tope para no tener problemas.

El porcentaje de interés que los prestamistas particulares suelen exigir, generalmente será muy superior a lo que una entidad bancaria le pueda ofrecer.

Esta diferencia desde el punto de vista de un inversor tiene su lógica, está asumiendo el 100% del riesgo de la operación, por lo tanto un interés superior no le va a convertir en un usurero, simplemente estás valorando el riesgo de la operación.

Como condición añadida nos podemos encontrar en muchos casos la incorporación de una comisión de apertura. Esta puede ser variable y en muchos casos negociable.

En el caso de demora o impago en el cumplimiento del contrato, los intereses devengados pueden llegar hasta el 20% de interés, aunque como todos es sabido, existen tarjetas de crédito bancarias cuyos contratos reflejan intereses moratorios del 22% o incluso más.

Todas estas condiciones tendrán que verse reflejadas en una oferta vinculante, cuya presentación deberá estar realizada tres días antes de la firma del préstamo y se debería acompañar a la contratación del mismo.

Préstamos sin aval

En las situaciones en las que la cantidad que se solicita está dentro de unos importes pequeños y su destino es para el consumo, viajes, compras, etc., simplemente la presentación de nuestras garantías personales (nómina, ingresos, IRPF) nos tiene que servir para conseguir el préstamo que se necesita.

Para estos casos los préstamos sin aval nos permiten acceder a cantidades pequeñas y nos liberan la responsabilidad de tener que aportar una garantía adicional para su liquidación.

Préstamos con avales (Hipotecarios)

Los prestamistas de dinero a los que ofrecemos avales o garantías, permiten acceder a cantidades superiores a los que por norma general un préstamo sin aval te puede ofrecer.

Estos prestamistas de dinero a rédito que se dedican a la concesión de préstamos hipotecarios, también conocidos en el mercado como hipotecas de capital privado, ven respaldada su inversión con el tipo de aval que se ofrece en el préstamo.

Estos préstamos con avales suelen tener una duración menor que los que ofrece una entidad bancaria: 5 o 10 años como máximo.

En muchas ocasiones los prestamistas particulares permiten que el prestatario que solicita el préstamo únicamente abone los intereses devengados, quedando como liquidación final el total del préstamo. A esto se le denomina préstamos de tipo americano.

Préstamos con aval de coche

Existen casos en los que no dispongamos de un AVAL inmobiliario para poder presentarlo a un prestamista de dinero sin garantías. Para este tipo de casos existen empresas y prestamistas que te pueden ofrecer un préstamo con el aval de tu coche. Este tipo de préstamos nos permite empeñar nuestro coche si este reúne una serie de condiciones.

Para saber cómo funcionan este tipo de créditos rápidos puedes leer el siguiente artículo.

Los prestamistas de dinero rápido

En las situaciones en las que necesito dinero la rapidez y el tiempo apremia frente a un interés exigible. Los préstamos rápidos aparecen en escena como la solución para cubrir problemas de liquidez.

Cuando yo como particular necesito dinero rápido, acudir a un crédito rápido soluciona temporalmente mi falta de liquidez.

Los préstamos rápidos suelen ser de cantidades pequeñas: cien, quinientos, mil euros…, y suelen ser concedidos por prestamistas particulares con la prestación en prenda de joyas, coches, relojes o cualquier otro objeto de valor.

Préstamos con ASNEF

Cuando te encuentras en una base de datos de morosidad como el ASNEF, el acceso al crédito está totalmente cerrado.

Existe algunas financieras que se saltan este inconveniente si la deuda es de alguna empresa de telefonía que por algún motivo tenga registrados nuestros datos.

La única solución para estos casos es recurrir a alguna empresa que gestione estos casos o bien recurrir a un familiar o amigo que nos haga un prestamo para cancelar esa deuda si ésta fuera pequeña o asumible.

En el caso de que la deuda sea alta ya podemos ir buscando un aval de propiedad para una caso más complejo.

Plataformas de Prestamistas Particulares en España

encontrar_prestamistas_particulares
Los prestamistas de dinero no se encuentran en la calle a la puerta de tu casa. Suelen realizar un negocio discreto y no les gusta ser señalados por la calle.

La mayoría de ellos suelen actuar mediante intermediarios, asesores financieros, asesores fiscales, abogados, gestores de patrimonio etc. Estos intermediarios buscan los clientes, filtran sus posibilidades y se los presentan a los prestamistas de dinero para que ellos decidan.

Otra forma de encontrar a prestamistas particulares es mediante las llamadas plataformas de financiación participativas P2P lending, Crowdlending o Préstamos entre Particulares.

En realidad las plataformas de préstamos entre particulares intermediarias que se dedican al capital privado no se denominarían de financiación participativa, ya que éstas tendrán su regulación en el ministerio de consumo.

Estas plataformas son lugares donde los particulares se registran como inversores para prestar su dinero y los prestatarios solicitan financiación.

El trato es casi directo entre las dos partes llevándose la plataforma que permite la negociación un porcentaje en concepto de intermediación.

En el mercado Español éstas aparecen a partir del año 2009, siendo Comunitae la pionera en el sector del P2P lending y apareciendo posteriormente otras plataformas de préstamos entre particulares como Receptum.

Estos últimos años 2017/2018 han sido la explosión de este tipo de negocios, con empresas como Zank, Lendico, Spotcap o Airborius que aparecen en el mercado Español ofreciendo todo tipo de soluciones para particulares y empresas.

Menú de cierre