La Cláusula Suelo – Todas las Claves sobre este Escándalo Financiero

En el mes de Mayo de 2013  una decisión final del Tribunal Supremo hace tambalear a la banca sentenciando como cláusula abusiva a la cláusula suelo que la mayoría de contratos hipotecarios hacían referencia.

Esta sentencia cre jurisprudencia y genera un reguero de reclamaciones por parte de particulares y de asociaciones de consumidores que obliga a la banca a devolver todo este dinero cobrado de forma injusta. Tanto si has sido uno de los afectados como si no, en este artículo encontrarás todas las claves que necesitas saber sobre la cláusula suelo.

Qué es la Cláusula Suelo

Cuando hablamos de Cláusula Suelo estamos haciendo referencia a un tipo de interés que establece la entidad bancaria para algunos clientes que solicitan una hipoteca.

Por lo general nos encontramos con dos tipos de hipotecas bien diferenciadas: las fijas y las variables.

En las hipotecas a tipo fijo los intereses que debemos pagar mes a mes serán siempre los mismos, y por lo tanto hablaremos de una cuota fija que no se modifica en base a la evolución de la economía o las subidas y bajadas del tipo de interés de los grandes bancos centrales.

Por el contrario, las hipotecas a tipo variable son las que se guían por el Euríbor, uno de los índices de referencia más utilizados para configurar los préstamos bancarios y los créditos, con el que actúan muchos bancos europeos, y que a diario indica un tipo de interés promedio.

Junto al Euríbor, cada entidad bancaria suele establecer además un porcentaje, que será de revisión anual, teniendo en cuenta las fluctuaciones de los mercados financieros.

Pero, como este índice, el Euríbor, puede variar significativamente, algunas entidades bancarias acordaron con el cliente un índice mínimo que no puede rebasar para, de algún modo, asegurarse así unos intereses mínimos y cubrirse las espaldas.

Esta cláusula que firmaron los clientes cuando solicitaron la hipoteca es lo que se denomina Cláusula Suelo.

El problema reside en que muchas veces los clientes no han sido totalmente conscientes de que aceptaban esta disposición, ya que no siempre aparece indicado de manera clara y el representante del banco tampoco lo explicaba abiertamente, aun siendo algo muy importante.

Toda esta polémica viene dada por el desplome que sufrió el Euríbor en el año 2009, cuando este se situó por debajo del 3%.

Los clientes que no tenían Cláusula Suelo en su hipoteca se beneficiaron de esta bajada en sus cuotas, mientras que el resto continuaron pagando cuotas mucho más elevadas, algo que hizo que se comenzara a demandar a los bancos que seguían estas prácticas, para muchos, abusivas.

Aunque en mayo del año 2013 el Tribunal Supremo anuló la Cláusula Suelo, los afectados no recibieron el dinero que habían pagado de más por ello.

Cómo saber si tienes Cláusula Suelo

Como ya hemos dicho, aunque un gran número de clientes se dieron cuenta de que tenían Cláusula Suelo con la gran bajada del Euríbor en el año 2009, otros muchos siguen sin estar seguros de si su hipoteca tiene este punto o no en el contrato, pues a veces la fórmula donde se expresa es demasiado ambigua, especialmente para quienes no entienden tan profundamente de cuestiones bancarias y lenguaje económico.

Para estar seguros de que tenemos Cláusula Suelo en la hipoteca, o para descartarlo, es importante que revisemos pormenorizadamente y en detalle la escritura del préstamo que nos concedieron.

Lo primero será saber qué tipo de hipoteca firmamos: a interés fijo o variable.

Sólo en el segundo de los casos, si es una hipoteca a interés variable, hay opciones de que tengamos esa cláusula de tipo de interés mínimo en nuestra escritura.

Obviamente si la firma de la hipoteca es posterior a mayo de 2013, es menos posible que incluya la Cláusula Suelo.

La escritura del préstamo hipotecario son los documentos que nos entregaron en el banco cuando firmamos el contrato del préstamo.

No hay que confundir la escritura de la hipoteca y la escritura de la vivienda, pues son documentos distintos y con información diferente.

En la escritura de la vivienda encontraremos información acerca del bien inmueble que hemos adquirido, de su localización, valor catastral y sus características, mientras que en la escritura del préstamo hipotecario se indican, entre otros datos, el capital del préstamo, es decir, el importe prestado, su duración y vencimiento y las cuotas para hacer la devolución.

Deberemos observar el apartado en el que se habla de las condiciones financieras y los intereses.

Muchas veces, el término “Cláusula Suelo” se halla camuflado bajo otros nombres y conceptos bastante menos obvios como:

– Tipo de interés variable

– Tipo de interés mínimo

– Limitación al tipo de interés

– Límite de la variabilidad

– Límite a la aplicación del interés variable

– Acotación mínima

– Túnel de interés

– Horquilla de interés

Efectivamente tu hipoteca tendrá Cláusula Suelo cuando aparezca alguno de estos conceptos asociados al establecimiento de un interés mínimo.

En caso de no disponer de la escritura de la hipoteca o haberla extraviado, hay otras maneras de conocer esta información. Una de ellas es acudir al notario en el que se formalizó la hipoteca y abonar el precio que se requiera por una copia de los documentos.

Otra es a través de la propia entidad bancaria, solicitando la información en la oficina, pues tienen la obligación de confirmarte si tienes o no Cláusula Suelo.

Y si prefieres averiguarlo por ti mismo, siempre puedes echar un vistazo a algunos de los recibos de la hipoteca, pues en ellos debe figurar el tipo de interés. Si es superior al del Euríbor, probablemente tengas Cláusula Suelo.

calculadora de cláusula suelo

Cómo calcular la Cláusula Suelo

Una vez tenemos la certeza de que nuestra hipoteca incluye Cláusula Suelo, es momento de tratar de conocer cuál es el importe a devolver que nos corresponde por las cuotas en las que hemos pagado intereses de más.

Si has estado pagando por encima de los valores medios mientras el Euríbor se mantenía en unos índices más bajos y no has podido beneficiarte de ello, muchas páginas en internet de asociaciones de afectados y organizaciones económicas nos ofrecen un servicio de simulador web donde calcular la Cláusula Suelo.

Es de carácter informativo, pero puede sernos muy útil para tener una referencia aproximada de las cantidades económicas que debería devolvernos el banco con el que firmamos la hipoteca y si merece o no la pena seguir las acciones legales pertinentes.

Para hacer uso de él deberemos introducir algunos datos esenciales que encontraremos en la escritura de la hipoteca tales como:

1. a) el capital hipotecario, es decir, la suma de dinero que pedimos prestada al banco

2. b) la fecha de la primera cuota (esta información aparece en los recibos de cobro y, por tanto, en los extractos bancarios)

3. c) la duración del préstamo, desde el inicio hasta la última fecha prevista de pago

4. d) el diferencial (porcentaje que estableció la entidad bancaria) y el tiempo de revisión del Euríbor (generalmente son 3, 6 o 12 meses)

Como hemos dicho, la Cláusula Suelo dejó de aplicarse en mayo de 2013, por lo que a partir de esa fecha todas las hipotecas que tenían este punto continuaron fijando sus cuotas mensuales teniendo como referencia la situación del Euríbor.

No olvides que si tu entidad bancaria te liberó de la Cláusula Suelo en el año 2013 tras la sentencia del Tribunal Supremo y te devolvió las cantidades oportunas que te correspondían desde mayo de 2013, pero no las anteriores a esa fecha, estás también en tu derecho de reclamar lo que se te sigue adeudando.

No importa si la hipoteca sigue en vigor o ya está finalizada. Siempre y cuando incluya Cláusula Suelo y no hayas recibido la devolución pertinente, tendrás derecho a reclamar.

Cómo podemos reclamar

Pues bien, el Real Decreto-Ley 1/2017 que el Gobierno español aprobó publicándose en el BOE y que entró en vigor el 21 de enero de 2017, ha supuesto una pequeña ayuda para agilizar todos los trámites.

Gracias a él, se trata de obligar de algún modo a las entidades bancarias involucradas en estas prácticas a facilitar a los usuarios la reclamación por la Cláusula Suelo de modo extrajudicial, ahorrando así costes y un proceso largo y tedioso.

Aunque las propias entidades sean conocedoras de la relación exacta de clientes que tienen Cláusula Suelo en su hipoteca, es muy raro que se pongan en contacto directamente con ellos y mucho menos de manera individual y personalizada.

Así que somos nosotros, los afectados, los que tenemos que tomar la iniciativa y rellenar el modelo de reclamación extrajudicial que nos facilitan otros grupos desde su página web como la OCU, la Organización de Consumidores y Usuarios.

Nuestra recomendación es que antes de reclamar por la vía judicial, lo hagas por la extrajudicial pues es totalmente gratuita, voluntaria y obtendrás respuesta en un plazo máximo de 3 meses.

Una vez llega esta reclamación al banco, este sopesará nuestra situación y actuará de uno de estos dos modos:

1- Que nos comunique que tenemos razón, es decir que es procedente, y nos indiquen la cantidad que estiman que deben devolvernos, incluyendo también los intereses legales.

Pero atención, antes de firmar ningún documento en el que aceptamos el dinero que nos ofrece la entidad financiera, es conveniente que comparemos esa cantidad con la que hemos calculado que nos pertenece, porque puede ocurrir que la diferencia entre una y otra sea muy grande.

Es mejor razonarlo tranquilamente y con documentación que tomar decisiones a la ligera que no nos favorezcan.

2- Que no consideren procedente nuestra reclamación, alegando por qué no lo es, y no recibamos ninguna devolución económica.

En el segundo caso, si no estamos de acuerdo, sólo nos queda emprender otras acciones legales que pasan por reclamar ante los tribunales.

A partir de aquí nos adentramos en un proceso mucho más largo y costoso, pero a su favor tiene que la mayoría de las sentencias al respecto han dado la razón a la parte reclamadora y condenado a las entidades financieras a devolver la suma total que se les adeuda.

En ese caso, también son los bancos los que en la mayoría de las resoluciones deben hacerse cargo del pago de las costas procesales, pues son quienes han ocasionado en el cliente la necesidad de emprender todo este proceso.

¿Cuánto dinero nos pueden devolver?

En principio, si se demuestra que nuestra hipoteca está afectada por Cláusula Suelo, y esta ha sido abusiva, deberíamos poder recuperar todo lo que hemos pagado de más durante el tiempo en el que esta ha estado activa y ha repercutido en nuestras cuotas mensuales.

Si bien en un principio la Sentencia del Tribunal Supremo del 9 de mayo de 2013 limitaba a esa fecha como inicio para contabilizar las cantidades que se tenían que devolver, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentenció a fecha 21 de diciembre de 2016 la devolución total de lo cobrado de más también en períodos anteriores al 9 de mayo de 2013.

En cualquier caso, las cantidades económicas a las que tendríamos derecho corresponderían a la diferencia entre el porcentaje de interés pagado con nuestra Cláusula Suelo y el valor del Euríbor en ese momento. Además de esto, deberíamos recibir los intereses generados por la demora en su devolución.

Pero, si nuestro caso ya ha sido revisado, juzgado y resuelto con anterioridad a esta fecha, no podemos volver a interponer ningún recurso, sea cual sea la resolución que obtuvimos, pues se considera que nuestra causa ya ha sido juzgada.

La retroactividad total de la anulación de las Cláusulas Suelo está haciendo que los clientes afectados recuperen unas cantidades económicas que se mueven entre los 4000 y los 16000 euros, cantidades nada deleznables y que además les corresponden por derecho.

De todos modos, el dinero devuelto en cada caso también tiene relación directa con cuál es el banco con el que firmamos la hipoteca, pues no todos ellos anularon las Cláusulas Suelo de sus hipotecas en el mismo periodo de tiempo.

Los que primero lo hicieron, por la Sentencia del Tribunal Supremo, fueron BBVA, Abanca y Cajamar, en mayo de 2013, mientras que el resto lo hicieron con bastante posterioridad.

Además del tiempo en el que tuvieron vigente la Cláusula Suelo, obviamente, también es influyente el porcentaje de interés que cada banco fijó como mínimo imponible.

¿Cómo declarar la Cláusula Suelo en la Declaración de la Renta?

Son muchos los contribuyentes afectados por las Cláusulas Suelo a los que se les está devolviendo su dinero que se plantean esta misma pregunta, y es la de si deben o no incluir dicha cantidad económica dentro de su Declaración de la Renta.

Pues bien, la devolución de las cantidades de derecho, es decir, los intereses pagados de más, realmente no constituyen ningún beneficio económico para ellos, pues es un dinero que les pertenece. Es por eso por lo que no hay que declararlo a Hacienda.

Pero otra cosa bien distinta son los casos en los que estos contribuyentes se hayan estado deduciendo por vivienda habitual. Al haberlo hecho sobre unos intereses que no les corresponden, mayores a los puntos marcados por el Euríbor, ahora deberán devolver el exceso de deducción.

Esa cantidad, la diferencia entre la deducción por vivienda con Cláusula Suelo y sin ella, es la que se deberá tributar a Hacienda. Como en esta situación no hay culpa del cliente que contrató la Hipoteca, no tendrá que pagar intereses a Hacienda a la hora de devolver este exceso.

En ningún caso contabilizarán los intereses que nos ofrezca el banco por la demora, pero si hemos ido a juicio y en la sentencia se condena al banco a pagar las costas judiciales, este dinero sí deberemos incluirlo en nuestra declaración como ganancias patrimoniales.

En la Declaración de la Renta disponemos de unas casillas al respecto, las número 0539 y 0544 sobre regularización por Cláusula Suelo, que tendremos que rellenar. Además marcaremos las casillas 0540 y 0545.

De todos modos, hay usuarios afectados que están en esta segunda situación que prefieren negociar directamente con el banco que sea la propia entidad bancaria la que tramite esta amortización de capital de préstamo en vez de hacerles una devolución económica.

Si la cantidad de la devolución del banco que se destina a pagar el exceso de deducción por vivienda es sólo una parte, entonces sí tendremos que devolver la deducción que corresponda.

Para evitar complicaciones de este tipo o que la entidad bancaria no nos resuelva este asunto de manera correcta, siempre es preferible que la devolución completa se haga en efectivo y seamos nosotros, los contribuyentes, los que nos encargamos directamente de tributar a Hacienda por la deducción por vivienda.

Cómo realizar un contrato Privado para una Cláusula Suelo

Tras la sentencia del 9 de mayo de 2013, muchos bancos han tratado de pactar un acuerdo privado con sus clientes que tenían Cláusula Suelo en su hipoteca.

De ese modo, son ambas partes las que negocian con el fin de llegar a un acuerdo económico, bien devolviéndole una cantidad económica, bien recalculando el resto de la hipoteca.

Y además, muy probablemente el banco desee también que mediante ese acuerdo, el cliente, y afectado, renuncie expresamente a emprender futuras acciones legales contra él por las Cláusulas Suelo.

Si no queremos comenzar un litigio en los tribunales que quizá nos ocasione más pérdidas que ganancias entre los gastos de un abogado, notario, etcétera, o porque la cantidad que se nos debe como Cláusula Suelo no es excesiva, siempre podemos intentar pactar un acuerdo privado con el banco.

Eso significa que una vez recibamos el dinero del banco, ya no podremos volver a pedir otra cantidad por la deuda, aunque sea de periodos anteriores o, al menos, el procedimiento judicial al que nos enfrentemos no será tan sencillo, pudiendo la sentencia resultar en nuestra contra, con lo que sí asumiríamos las costas judiciales.

Pero aunque el Tribunal Supremo toma como válidos estos acuerdos privados entre entidad bancaria y cliente, debe poder comprobarse que este último fue informado de manera clara y directa acerca de las consecuencias económicas y judiciales que pudiera conllevar la firma de este contrato o acuerdo entre ambas partes.

Si no fue así, es decir, si se demuestra que no hubo transparencia en esta negociación, cabe la posibilidad de que el Alto Tribunal declare la nulidad absoluta de este procedimiento, aunque fuera el propio cliente el que hiciera la transcripción manuscrita.

Antes de firmar cualquier documento a la ligera, es importantísimo leer detenidamente todas las cláusulas y haber comprobado que realmente se nos adeudan las cantidades que nos corresponden y no menos.

Asociaciones de Consumidores y Reclamaciones

Hay que pensar que son muchos los afectados por las Cláusulas Suelo, y que no están solos en esta lucha. Además de ellos, hay un buen número de asociaciones que se encargan de respaldarlos y de asesorarlos en sus reclamaciones.

Una de ellas es la OCU, la Organización de Consumidores y Usuarios, una organización sin ánimo de lucro, que desde su página web ofrece una serie de recursos de gran utilidad, como un programa para calcular el dinero que deberíamos recibir o un enlace directo al formulario impreso para hacer una reclamación extrajudicial.

Desde que comenzaron su lucha, han conseguido un gran número de hitos históricos que han abierto el camino a otros muchos afectados por esta cláusula.

Otras de esas organizaciones comprometidas con la causa son Facua y Adicae (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros), ambas dos con presencia en todo el territorio nacional, por lo que es muy probable que, además de poder comunicarnos con ellos a través de su página web o telefónicamente, también contemos con una sede presencial cercana a nuestro domicilio.

Desde las plataformas de afectados por Cláusula Suelo se está tratando de hacer una lucha colectiva, lo que denominan como “macrodemanda”, es decir, en vez de enfrentarse a las entidades bancarias a título personal, hacerlo de modo global, defendidos con un mismo despacho de abogados para todos los afectados.

Para poder participar de ello y defender los derechos conjuntamente, desde Adicae se realizan periódicamente asambleas informativas por todo el territorio español, pudiendo registrarse también dentro estas plataformas a fin de estar al tanto de cada uno de los pasos que se van dando.

De hecho, son ya varias las demandas de este tipo que se han presentado contra 101 entidades financieras, con resultado de sentencia condenatoria para los bancos, que debían pagar las costas del juicio y devolver el dinero que se les debía a los más de 15000 afectados por la Cláusula Suelo en sus hipotecas.

[REFERENCIAS]

Sentencia Inicial 3 Mayo TSDJ Cláusula SueloDescargar

Asociación de Consumidores –  ADICAE

[ÚLTIMAS NOTICIAS]

 

Aprendiz de Brujo y apasionado de Internet. Me gusta investigar y descubrir lo último en SEO, Marketing Digital y las tecnologías que nos ofrece la red ofreciendo mi primer proyecto start-up RECEPTUM. Desde el 2011 llevó tratando con cancamuseros y GURÚS  de Internet. ¿Habré aprendido algo?

Menú de cierre