Qué son los mini préstamos y cuándo solicitarlos

En la actualidad muchas personas o familias se enfrentan a un largo período de crisis económica y no siempre consiguen llegar bien a fin de mes. Cada vez más personas se encuentran sin un trabajo permanente que les permita tener un ingreso mensual sólido y decente y en muchos casos se ven obligados a solicitar un pequeño préstamo.

Para poder obtener pequeños préstamos es importante que conozcamos todas las características de los mismos, comenzando con los requisitos y cómo podemos recibirlos sin necesidad de nómina. ¿Qué es un mini préstamo?

Si estamos necesitando algún tipo de financiación, los bancos y las instituciones financieras ofrecen una gran cantidad de propuestas para obtenerlas. En internet, también encontraremos muchas soluciones interesantes según las necesidades de cada uno, entre las que destacan los mini prestamos, los cuales están dirigidos a una clientela cada vez más numerosa.

Se trata de una opción de financiación que nos permite tener acceso a una cantidad de dinero relativamente pequeña. Se podría pensar que por esta razón no son muy útiles, sin embargo, la frecuencia de las solicitudes de mini préstamos en España está aumentando, y se ha convertido en la solución ideal para todos aquellos que necesitan una pequeña cantidad de dinero para cubrir un gasto inesperado.

Este es el caso, por ejemplo, de los gastos dentales u otros problemas médicos, pero también, de los gastos del mecánico tras una avería de nuestro coche. También podemos elegir el mini préstamo si queremos hacer un viaje para el cual no tenemos todo el dinero disponible inmediatamente y por tanto preferimos pagar a plazos.

Este procedimiento se trata de una financiación no finalizada, perfecta para necesidades de diversa índole, unida al hecho de prever un coste no demasiado elevado. Cuando hablamos de mini préstamos, normalmente la cantidad de dinero que podemos solicitar va desde un préstamo de 500 euros hasta un máximo de 1.500 euros, aunque en algunos casos el umbral máximo es mayor y llega hasta los 3.000 euros.

Qué son los mini préstamos y cuando solicitarlos
Qué son los mini préstamos y cuando solicitarlos

Característica de los préstamos mínimos

La característica principal de los mini préstamos es precisamente la cantidad de dinero que podemos desembolsar. De esta característica derivan varias ventajas, que ciertamente han favorecido la difusión.

Para una entidad de crédito el desembolso del mini préstamo es un riesgo mínimo. Este menor riesgo se traduce en una concesión más fácil de financiación. No significa que el mini préstamo se concede a cualquier persona sin distinción, pero hay ciertamente menos restricciones que la financiación de cantidades mayores de dinero.

Por esta razón, incluso quienes no están trabajando y por tanto no disfrutan de una nómina, tienen la oportunidad de recibir un pequeño préstamo en el que están interesados.

El mini préstamo es, de hecho, la financiación más rápida de la historia, ya que en muchos casos proporciona un desembolso inmediato. Por este motivo, es la solución ideal para aquellos que tienen que hacer frente a un gasto inesperado para el que un préstamo de 1000 euros puede ser suficiente.

Mini préstamo sin nómina y sin garantías: cómo solicitarlo

Una de las ventajas de que la cantidad de dinero que vayamos a pedir sea bastante baja, es que se necesitan menos restricciones impuestas por los bancos. En este sentido, muy a menudo hablamos de mini préstamos sin garantías, pero ¿es esto realmente posible?

Por supuesto, no hay ninguna entidad de crédito dispuesta a proporcionar financiación sin que antes no aportemos ninguna garantía, simplemente porque sería un riesgo injustificado demasiado alto para la empresa. Por ese motivo, aunque mínimas, estas entidades online han de solicitar algún tipo de justificante que certifique que el dinero podrá ser devuelto.

Las garantías a las que nos referimos sobre los préstamos mini, así como otras formas de financiación, son las inmobiliarias, las cuales se basan en ser propietarios de un inmueble, o la presentación de un avalista, es decir, una persona que en nuestro lugar se haga cargo de las cuotas mensuales que no hayamos pagado.

Si tenemos la oportunidad de demostrar al banco que tenemos un ingreso mensual asegurado, que puede ser un salario o una pensión, entonces podemos tener acceso a la financiación incluso sin tener otras garantías adicionales. En cuanto a los mini préstamos sin nómina, las principales empresas ofrecen la posibilidad de solicitarlos online sin demasiados problemas.

En particular, esta forma de préstamo está dirigida a los trabajadores autónomos. Sin embargo, si pertenecemos a esta categoría de solicitantes, no siempre es posible recibir financiación sin un cheque de pago, pero en este caso se nos ofrece una excelente oportunidad.

Si somos autónomos, podremos recibir el pequeño préstamo que necesitamos incluso sin garantías, presentando la última declaración de la renta. Hay que señalar que en algunos casos, esta opción también está disponible para préstamos personales de sumas de dinero más elevadas.

No obstante, pueden surgir problemas en el momento de la solicitud, ya que los ingresos de un trabajador autónomo no son tan constantes en el tiempo como los de un empleado y, por tanto, si la solicitud es demasiado alta, es posible que no se acepte. Si este es tu caso, te recomendamos ver nuestra guía de préstamos para autónomos donde explicamos todas las alternativas que tiene este colectivo, con sus ventajas y desventajas en la contratación de créditos.

Este tipo de problema no se suele plantear en el caso de los mini préstamos, ya que las cuotas mensuales son muy bajas, incluso aquellos que no tienen unos ingresos particularmente altos tendrán derecho a recibir la financiación deseada. Para los desempleados que buscan trabajo y están interesados en un mini préstamo sin sueldo, la situación será obviamente más complicada en este caso.

Cómo solicitar un mini préstamo online de desembolso rápido: la mejor financiación

Solicitar esta financiación es muy sencillo y la mayoría de las empresas nos ofrecen la oportunidad de hacerlo directamente online. Esto significa que podemos hacer la solicitud simplemente ingresando a la página de nuestro banco y acceder a ella a través de nuestras credenciales.

En este punto tendremos la posibilidad de comparar diferentes soluciones gracias a simuladores gratuitos, los cuales nos permitirá calcular la cuota de amortización y los tipos de interés de cada préstamo en función al importe que hayamos ingresado y de la duración elegida para nuestra financiación.

Una vez que se haya elegido la opción de financiación ideal de acuerdo a nuestras necesidades, podemos proceder inmediatamente con la solicitud del mini préstamo que nos interesa. Teniendo en cuenta que la cantidad de dinero es relativamente baja, en muchos casos el desembolso será inmediato, y por tanto el dinero que necesitaremos estará inmediatamente disponible en nuestra cuenta corriente.

El desembolso rápido es definitivamente uno de los puntos fuertes de los préstamos mini. Otro servicio que ofrecen varias entidades de crédito y que agiliza aún más la forma en que solicitamos, es por medio de las Apps que se pueden descargar tanto en smartphones como en tablets.

De esta manera tendremos la oportunidad de gestionar nuestra cuenta donde quiera que estemos, y de la misma forma presentar la solicitud de financiación con un simple toque en la pantalla.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo?

Al tratar la solicitud de un préstamo es bueno tener en cuenta varios factores:

Debemos evaluar cuidadosamente todas las ofertas disponibles, sin detenernos en la primera que encontremos y en sus condiciones contractuales. Tanto los tipos de interés como los costes adicionales pueden variar mucho de una institución a otra, y si no queremos tener malas sorpresas es mejor que nos tomemos un poco más de tiempo para considerar bien todas las opciones.

No solicitar nunca liquidez

Porque el propósito es genérico y podríamos ir a pagar deudas relacionadas con otras posiciones de crédito abiertas con otras instituciones financieras. Por esta razón, los bancos, al sentirse expuestos a un mayor riesgo, tienden a aplicar tasas de interés mucho más altas a este tipo de préstamos.

Especificar siempre el propósito

Los bancos y las instituciones financieras empaquetan productos ad hoc dependiendo de si el préstamo financia un proyecto u otro. Si ya tenemos uno o más préstamos abiertos, debemos solicitar la finalidad “consolidación”, una forma de fidelización de clientes que se refiere a un único interlocutor, a menudo con una cuota de amortización más fácil de gestionar.

La consolidación puede ser una solución que satisfaga las necesidades de las familias y de aquellos que tienen más de una línea de crédito abierta, quizás sin ser plenamente conscientes de ello. Hablamos, por ejemplo, de algunos mini-préstamos como el que se abre con la compra de un teléfono móvil a plazos o un electrodoméstico.

Al fusionar o redefinir la deuda con una sola entidad, nos podremos beneficiar de un retraso en el momento del pago y de una reducción en la cantidad de pagos individuales.

Atención al perfil

Antes de cada traslado, debemos saber que el banco o la institución financiera evalúa el perfil de riesgo de la persona y el historial del solicitante, es decir. Nuestro historial financiero en caso de insolvencia o debilidad, lo que aumentará el factor de riesgo y dará lugar a una denegación de financiación o a tipos más elevados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *