Préstamos para jubilados | Todo lo que hay que saber

Después de haber trabajado duro durante muchos años de nuestras vidas y disfrutar de los frutos de tanto esfuerzo, es posible que aun tengamos sueños que cumplir, por ejemplo, tener unas largas y merecidas vacaciones o quizás comprar un coche. Sin embargo, es posible creer que cuando se está en la condición de jubilado es difícil que una institución financiera esté dispuesta a otorgarnos un préstamo, pero es un error pensar así ya que la situación es totalmente distinta.

Es posible obtener liquidez, incluso con las mismas condiciones de otros tipos de préstamos y es que para las instituciones financieras, el sector de jubilados es muy preciado debido a que se obtienen ingresos de manera fija mensualmente.

Condiciones para optar por un préstamo para jubilados

Aunque las condiciones para solicitar un préstamo cuando se está jubilado son las mismas que en el caso de otro tipo de personas, la edad muchas veces es un factor de impedimento para algunas entidades financieras.

Lo ideal es no superar los 75 años de edad para el momento en que se vaya a liquidar el préstamo, ya que si es un monto alto, las cuotas mensuales aumentan de manera considerable. En estos casos lo mejor es contar con un avalista o co-titular más joven para que sea un respaldo ante el financiamiento.

Otro rasgo sobresaliente que podemos afrontar es la solvencia, y en este caso la entidad solicita una serie de documentos como el justificante de la pensión, solvencia patrimonial o información sobre el último empleo que se tuvo. Los cuales servirán de respaldo para demostrar que se está capacitado para afrontar los pagos del crédito.

Por otro lado, el ser un jubilado que cuenta con una pensión justifica que se tiene un ingreso fijo mensual y que demuestra que tenemos una solvencia al igual que otros ingresos como el cobro de otras pensiones o planes de pensiones.

Préstamos para jubilados | Todo lo que hay que saber
Préstamos para jubilados | Todo lo que hay que saber

Requisitos para solicitar un préstamo para jubilados

Los requisitos son mucho más sencillos que los que se exigen a la población económicamente activa, pero tenemos que considerar que cada entidad financiera tiene requisitos particulares, sin embargo los más comunes son:

  • DNI.
  • Comprobante del domicilio.
  • El último recibo de luz/agua/basura.
  • Como en cualquier tipo de préstamo, no debemos tener ningún historial negativo en cuanto a obligaciones financieras anteriores, ya que aunque se tengan ingresos fijos, la entidad rechazará la petición por un mal scoring crediticio.
  • Última Declaración de la Renta.
  • Cuenta bancaria para transferir el dinero del préstamo.

¿A dónde puedo recurrir para solicitar un crédito para pensionistas?

  • Existen instituciones del Estado que ofrecen productos de crédito para jubilados a través de programas sociales y con las mejores condiciones del mercado.
  • Los bancos también ofrecen este tipo de financiación sobre todo si es donde cobramos la pensión.
  • Otra manera práctica y sencilla es hacer una solicitud online a través de las distintas plataformas de entidades con capital privado.

Aunque los bancos ofrecen tasas de interés mucho más atractivas, las entidades de capital privado cuentan con la rapidez e incluso se pueden hacer de manera cómoda, vía online y con requisitos menos exigentes.

Perfiles para solicitar un crédito de jubilados

Dentro de los jubilados existen tres tipos de prestatarios:

  1. Los prejubilados: quienes tienen más acceso a este tipo de préstamos siempre que cuenten con un seguro de vida.
  2. Jubilados menores de 75 años: en estos casos también es necesario contar con un seguro de vida y estar seguros de que el vencimiento no tenga de dicha edad.
  3. Jubilados mayores de 75 años: aquí se debe contar con un avalista para poder optar por un préstamo.

Tipo de préstamos para jubilados que podemos solicitar

Si somos jubilados o pensionistas, contamos con muchas opciones de créditos para cubrir nuestras necesidades, cuando se tienen imprevistos y se requiere de importes pequeños o cuando se requieren cantidades más grandes, entre estas están:

Mini créditos

En la actualidad los jubilados son uno de los sustentos de muchas familias, haciéndose cargo de gastos básicos y las instituciones son conscientes de ello. Este tipo de créditos son perfectos para cualquier gasto inesperado que suponga la ruptura de la economía en la familia.

Se solicitan vía online y una vez que se hace la solicitud se obtiene respuesta de manera inmediata. Si se aprueba, en menos de 15 minutos se tendrá el dinero disponible en la cuenta bancaria que se haya facilitado.

Estos son préstamos que tienen gran demanda y por ello las entidades financieras privadas cuentan con muchos productos financieros, de manera que es bueno que hagamos una comparación de por lo menos tres compañías diferentes para tomar una decisión.

Tienes mucha mas información en nuestra guái de préstamos mini actualizada con todas las opciones disponibles y consejos para elegir el más adecuado.

Préstamos personales

A pesar de que es un tipo de crédito muy accesible, algunas veces resulta complicado reunir los requisitos. Por otra parte, las financiaciones son más elevadas y debe devolverse en cuotas mensuales. La tasa de interés de estos préstamos es más competitiva que los mini créditos, aunque por tratarse de cantidades elevadas, se tarda más en recibirlo.

Cuando vamos a seleccionar este tipo de créditos, hay que tener en cuenta detalles como el monto a solicitar, la tasa (si es fija o variable), lo que va a permitir hacer un cálculo del reintegro del dinero a la entidad que se elija, el plazo para devolverlo, como será el sistema de amortización y a cuánto ascienden los gastos de otorgamiento.

Tarjetas y líneas de crédito

Estos son sistemas de financiación muy conocidos en donde solo se tiene que pagar el dinero que se utiliza, por otra parte la financiación es al instante y cuentan con ventajas como retirar efectivo y obtener descuentos en las compras. A cambio, se tienen que pagar intereses y muchas veces comisiones.

Préstamos entre particulares

Si ninguna de las soluciones anteriores se adapta a ti, puedes recurrir a buscar capital privado. Existen prestamistas particulares que pueden ofrecerte cantidades similares a las de los bancos haciendo menos preguntas. Eso sí, normalmente hablamos de comisiones mayores que cuando se trata de entidades bancarias.

¿Cuáles son las ventajas de las tarjetas de crédito?

  • No solo sirven como forma de pago, sino que la podemos usar como un medio de financiación.
  • Es posible hacer compras sin gastar dinero al instante y devolverlo de manera posterior en cómodas cuotas.
  • Podemos obtener una tarjeta de crédito con un justificante de pensión.
  • Aunque el límite establecido aparecen el contrato, con el tiempo se puede cambiar el importe.
  • Es posible realizar un aplazamiento de pago cuando no podemos hacer frente a la deuda aunque esto genera un incremento de los intereses.

Las líneas de crédito

Aunque este es un servicio muy utilizado por las empresas, algunas entidades disponen líneas de crédito para particulares, siguiendo las mismas condiciones, acuerdos de plazo y cantidades que podrán retirarse cuantas veces sea necesario pero que no supere el límite.

Otra característica de este tipo de productos es que, si al final no se necesita el dinero solo habrá que pagar los costes que se generan por emisión, sin capital añadido y sin intereses.

Préstamos con garantía hipotecaria

Estos son créditos que nos permiten poner en garantía la vivienda o inmueble de nuestra propiedad que servirá como aval a la hora de necesitar un préstamo con un monto elevado. Son una excelente opción cuando tenemos ingresos que no son suficientes y se deben cubrir deudas pendientes.

Una de las ventajas de este tipo de préstamos es que se pueden obtener sin importar la cantidad de ingresos o si se figura en la lista de morosos. La cantidad que se puede obtener depende del valor que tenga el inmueble, que se usará como garantía y si se tiene alguna otra hipoteca o carga.

A pesar de que estos préstamos son una solución para una determinada población, no resultan sencillos de contratar o negociar de manera directa con los bancos. Lo mejor es solicitar un préstamo con garantía hipotecaria con la ayuda de empresas especializadas, quienes se encargan de buscar y negociar con los bancos y así encontrar la mejor opción.

¿Es posible solicitar un préstamo para jubilados con ASNEF?

Estar en la lista de morosos ASNEF va a disminuir en gran medida las opciones para conseguir una financiación. Los bancos no van a otorgarnos ningún préstamo, de hecho, hasta las peticiones de tarjetas de crédito serán rechazadas.

En el caso de las empresas de capital privado tampoco otorgan préstamos a jubilados si existen deudas pendientes. Aunque es posible encontrar entidades que conceden mini préstamos bajo esta condición, siempre y cuando la deuda no supere una cantidad en concreto y que no se relaciones a ninguna entidad financiera.

Lo más recomendable es que paguemos las deudas pendientes para salir de la lista ASNEF, de esta forma son más las opciones que conseguiremos para una financiación.

¿Qué pasa con el préstamo si fallece el jubilado?

La muerte es un evento del que nadie quiere hablar, sin embargo este es un suceso que no se puede evitar y que hay que considerar. Si somos una persona de la tercera edad debemos conversar con la familia sobre las consecuencias emocionales y económicas una vez que ya no se esté presente.

Afortunadamente no hay porque preocuparse ya que, como los bancos exigen un seguro de vida al momento que se hace la solicitud, es este quien hará cobertura del préstamo en caso de que ocurra este tipo de evento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *